Envíos gratis en España y Portugal desde 60€*

Envíos internacionales

Diseños exclusivos personalizados

POST-naturaleza

Los infinitos regalos que nos hace la naturaleza

Para aquellos que somos curiosos y sensibles, la Naturaleza siempre ha estado ahí, compañera fiel en nuestros momentos de serenidad, tristeza o alegría. Lo he podido comprobar durante estos duros meses de cuarentena, que mi familia y yo hemos tenido la inmensa fortuna de compartir con los abuelos en el campo. En efecto, en este tiempo de reflexión me he sentido muy inspirada y acompañada por esa “pequeña” Naturaleza que nos rodea y que ignoramos cuando estamos inmersos en nuestro habitual ritmo de vida.

Todo de esta “pequeña” –por cercana– fauna y flora local me inspira a la hora de dibujar y crear: las florecitas de variadas formas y colores, los árboles con sus diversidad de hojas y frutos, los bichos (unas veces admirados y otras odiados), los animales más o menos domésticos…

Pues bien, aprovechando la pausa impuesta por el confinamiento, mis hijos y yo hemos estado especialmente atentos a los detalles que la Naturaleza nos ofrece con su habitual generosidad, retratándolos con nuestros móviles en una especie de juego o de reto creativo.


A veces es necesario saber mirar un poco más allá para concentrarse en elementos de la Naturaleza que normalmente pasan desapercibidos: los confortables nidos que las aves construyen, los diversos plumajes de los pájaros, los patrones que poseen insectos como mariposas y abejas, las texturas que se pueden apreciar en la piel de un gato o una salamanquesa, la alucinante paleta de colores de las flores y frutas, la perfecta geometría presente en las colmenas, las telas de araña y las conchas de los caracoles, la sorpresa de un conejo asustado, el increíble brillo metálico de dos escarabajos –uno de ellos turquesa, el otro dorado– ¡eran auténticas joyas!






Mis hijos y yo y yo hemos tirado de creatividad y nos hemos agachado para captar otra perspectiva de los arbustos, nos hemos escondido tras la ventana para cazar al conejo o al gato que se habían colado en el jardín y hemos apagado todas las luces de la casa en la noche cerrada para descubrir, sentados en la hierba, los dibujos de las constelaciones.





A veces hace falta pararse a pensar, observar y ser capaces de disfrutar, con agradecimiento, de los infinitos regalos que la Naturaleza nos hace. Como una bellísima madre que acompaña y cuida en todo momento de sus hijos.







Pero también paseando por la ciudad se pueden descubrir elementos de la Naturaleza si se sabe mirar. ¿Te animas a jugar con tus hijos pequeños a encontrar esas pequeñas plantas, hongos o bichitos que se esconden en los rincones más insólitos?

Ilustraciones
personalizadas

¡El regalo
más original!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *