Envíos gratis en España y Portugal desde 60€*

Envíos internacionales

Diseños exclusivos personalizados

crea-1

Cómo fomentar la imaginación en los niños

Fomentar la imaginación de tu hijo es más fácil de lo que piensas. Aunque pintar un gran mural en la pared o disfrazarse para una obra de teatro están muy bien, en la vida cotidiana hay infinitas oportunidades para modelar el pensamiento creativo de tu hijo. Aquí te damos algunas pautas para empezar:


  • Busca el momento y el lugar. Puede ser después del baño o antes de la cena, pero hay que encontrar siempre un ratito para desconectar de las obligaciones del día a día. Y no hace falta disponer de una gran sala de juegos, sino de un rinconcito donde tu hijo se sienta a gusto y dé rienda suelta a su creatividad.

Image by Tatiana Syrikova
www.pexels.com


  • Sed vosotros creativos también, ¡los niños aprenden imitando a sus padres! Acompaña a tu hijo cuando esté dibujando, disfruta tú también construyendo o coloreando. Juega con él, cuéntale anécdotas familiares y escucha sus historias de clase. Compartir esos momentos de creatividad ayuda a estrechar vuestro vínculo y muestra a los niños que pueden expresarse con sinceridad y que sus ideas cuentan.

www.rawpixel.com
  • Dale a tu hijo tiempo para pensar. Cuando te pida ayuda para resolver un problema –ya sea algo concreto, como una tarea difícil, o algo más general, como una cuestión que le preocupe– no le des la respuesta inmediatamente. En lugar de eso, pregunta a tu hijo lo que piensa, y aplaude sus ideas, especialmente las que son inesperadas y fuera de lo común.

  • Tomad una ruta alternativa a casa desde la escuela o la tienda. ¡No tengáis miedo de perderos! Probando nuevos caminos tu hijo podrá conocer más zonas de su barrio y orientarse mejor. Deja que vaya deduciendo por sí mismo el camino de regreso. Durante el paseo prestad atención a vuestro entorno para encontrar algún animal callejero, un rótulo gracioso o un edificio singular. Podéis incluso inmortalizar esas curiosidades con la cámara del móvil.

  • ¡La tecnología no tiene por qué ser tu enemiga! Los niños de hoy en día hacen uso de tabletas y ordenadores en el colegio y, cuando crezcan, lo harán en el trabajo. Aunque de pequeños es buena idea prohibirles las “pantallitas”, en algún momento tendrán que empezar a utilizarlas. Establecer una relación positiva con la tecnología desde la infancia les dará una gran ventaja en el futuro. Sin embargo, no todos los usos son beneficiosos. Intenta que interactúen de forma activa y creativa en vez de consumir pasivamente contenido (youtube o juegos repetitivos). Descarga aplicaciones que ayuden a fomentar la imaginación y la creatividad en las que puedan dibujar, escribir, editar una foto, cantar o jugar en familia.

Image by Olya Adamovich
pixabay.com

  • ¡Disfrutad de la Naturaleza! Pasad más tiempo al aire libre, incluso si llueve, y anima a tu hijo a ensuciarse en el barro, jugar a las canicas, pisar charcos… de forma que se sienta libre y feliz. Los beneficios que la naturaleza aporta al desarrollo del niño son infinitos. Los propios ciclos de la Naturaleza proporcionarán innumerables oportunidades para el descubrimiento, la creatividad y la resolución de problemas. La diversidad de lo natural inspirará a los niños para cuestionar, deducir y desarrollar su creatividad, ya sea dibujando en la arena, haciendo diseños con ramitas, construyendo ciudades con piedras o simplemente tumbándose en el suelo para adivinar formas en las nubes.

  • Fomenta la actividad verbal. Desde rimas a adivinanzas, sonidos tontos, juegos como “Veo veo” o inventar letras de canciones conocidas, las actividades verbales interactivas inspiran y nutren las mentes creativas. Y no sólo eso, estas actividades aumentarán el vocabulario de tu hijo y le ayudarán a aprender fonética. Estos juegos también son una forma divertida de pasar el tiempo en los viajes en coche.

  • Haz preguntas abiertas que inviten a la reflexión. Formular preguntas que estimulen el pensamiento imaginativo y creativo es una forma muy eficaz de invitar a tu hijo a expresar sus ideas y compartir sus opiniones, haciéndole ver que sus ideas son importantes: “¿Qué crees que pasaría si….?” “¿Cuál es la diferencia entre un perro y un gato?” “¿De qué otra otra forma se podría hacer esto?”

  • Dale una oportunidad al aburrimiento para ver qué se le ocurre al cerebro de tu hijo, que, probablemente, vive agobiado por horarios escolares, deberes y actividades programadas. El tiempo no estructurado es el que permite a los niños imaginar y crear. De hecho, diferentes estudios realizados por neurocientíficos han descubierto que ciertas áreas del cerebro se “encienden” en estos tiempos de inactividad.


  • Practicad alguna tarea juntos en casa. Si no os apetece salir, siempre podéis intentar cocinar algo nuevo o hacer alguna pequeña reparación casera (montar alguna pieza de un objeto roto, arreglar un grifo que gotea). Podéis buscar algún tutorial en internet que os ayude. Aunque en algún caso el proyecto no salga como se espera, se trata de una excelente manera de modelar las habilidades creativas de resolución de problemas.

  • ¡Léele cuentos! Aunque tu día haya sido muy ajetreado, intenta leer con tu hijo cada día un rato. Los niños aprenden a amar el sonido del lenguaje antes de entender la existencia de palabras impresas en una página. Leer libros en voz alta a los niños y mostrarles las ilustraciones estimulará su imaginación expandiendo su comprensión del mundo. Invéntate parte de la historia, pon voces divertidas o gesticula, y ya verás cómo la hora de lectura se convertirá en la mejor del día. 

Image by Lina Kivaka
www.pexels.com


¿Ves cómo no es tan difícil desarrollar la imaginación de tus hijos? Seguro que como madre se te habrán ocurrido muchas otras ideas que puedes compartir. ¡Cuéntanos!

Ilustraciones
personalizadas

¡El regalo
más original!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *